El reparto de la publicidad oficial ya se diferencia de la era kirchnerista

https://l.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fwww.lanacion.com.ar%2F1976157-el-reparto-de-la-publicidad-oficial-ya-se-diferencia-de-la-era-kirchnerista&h=ATMadsS9vtT-YpDse1tzRXeMCQu-HABdzoqJZ_aHO6-45-eT8YeXFXoZeW37t75Qsen1XgGhjBChujbVLW7iqA-u81FZRWCuB9Zw140F3Gm3VI2brzcu3efrf4xMdOL9SP5EbNk

Matías Garfunkel fue socio de Sergio Szpolski en el ultrakirchnerista Grupo 23, entre febrero de 2011 y fines del año 2015. Pocos meses antes, estalló una guerra entre ambos, por el destino del dinero de la publicidad oficial del gobierno K, que había ingresado al grupo y Szpolski administraba.

En 2016, el gobierno de Mauricio Macri gastó $ 2439 millones en pauta oficial, de los cuales unos $ 330 millones -el 14%- correspondieron a canjes por deudas previsionales e impositivas autorizados durante las gestiones de Cristina Kirchner (y por las que aún le queda al Estado nacional un crédito de casi $ 6000 millones). En 2015, el kirchnerismo había gastado $ 2333 millones, sólo considerando la cuenta administrada por la Jefatura de Gabinete. En total, superó los $ 3200 millones.

Del análisis de la información -publicada en el portal datos.gob.ar- se perciben cambios y continuidades en la distribución de los recursos, direccionados en función de la audiencia (los medios con más rating tienen más pauta), un crecimiento sostenido de la inversión en medios digitales (Google y Facebook están entre los 15 grupos que más dinero recibieron) y la desaparición de intermediarios que cursaron en los últimos años cientos de millones de pesos, como Mirabile Guillermo Fernando, peluquero del ex jefe de gabinete Aníbal Fernández; Miguel Ángel Rubio, amigo y colaborador de Marcelo Tinelli; Ignacio Martín Llambí y Beatriz Gloria Stroman, entre otros beneficiarios no vinculados directamente a ningún medio.

Entre las continuidades, siguen en el top ten empresas que habían estado entre las diez más beneficiadas durante el kirchnerismo, como Telefe (Telefónica), Indalo (Cristóbal López), América (Manzano-Vila), Crónica (Olmos), Albavisión (Remigio González) y Diario Popular (Fascetto). Algunos, incluso, aumentaron su facturación.

Otra de las novedades es la publicación semestral de los datos en detalle, con el desagregado de quienes facturaron, de qué campaña se trató, en qué medios o soportes se publicaron los avisos y de cuántos avisos se trató, entre otras referencias. La Secretaría de Comunicación Pública, a cargo de Jorge Grecco, publicó su propio análisis de la distribución -sólo para los datos el segundo semestre- en el que destaca un reparto equitativo entre los medios de mayor audiencia, clasificados según su tipo. LA NACION hace su propio análisis desde 2010, cuando el kirchnerismo ya utilizaba la pauta oficial para premiar o castigar las líneas editoriales y retaceaba los datos oficiales: se suman los fondos asignados a cada grupo empresario a través de los distintos medios que lo integran.

 Fuente: Diario La Nación.