Por decreto, Macri buscará reordenar el mercado de las telecomunicaciones

La medida permitirá a Nextel ser el cuarto operador celular de 4G; a las telefónicas dar TV por cable en dos años, y a DirecTV poder brindar internet y televisión de forma satelital.

Antes de que finalice el año, el Gobierno normalizará el mercado de las telecomunicaciones a partir de un decreto presidencial que obligará a los organismos oficiales a tomar decisiones que favorecerán los reclamos de los principales jugadores del sector. En especial a los grupos Clarín y Telefónica, que en la actualidad vienen llevando a cabo fuertes lobbies para imponer sus visiones sobre lo que el Gobierno debería encarar en el sector con el fin de transparentar la competencia y favorecer a los usuarios tanto de la televisión por cable como de las comunicaciones móviles.

En concreto, el decreto habilitará al Ministerio de Comunicaciones y al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) a, por ejemplo, autorizar a Nextel a que se convierta en el cuarto operador de telefonía celular del país; reducir el plazo de tres a dos años para que las operadoras de telefonía puedan ofrecer TV por cable, y permitir el desembarco de DirecTV en los sectores de Internet y televisión.

Las medidas no estarán incluidas de esta forma en el decreto que verá la luz antes del 31 de diciembre sino que se adoptarán una vez publicado el documento que llevará la firma del presidente Mauricio Macri y serán el Ministerio de Comunicaciones y el Enacom los organismos encargados de redactar las resoluciones que apuntarán a regularizar las relaciones entre todos los actores del mercado.

Según fuentes del sector consultadas por El Cronista, el decreto presidencial ordenará a los organismos oficiales a poner en marcha las medidas necesarias para el reordenamiento del espectro. A partir de esta determinación, el ministerio de Comunicaciones, Oscar Aguad, y el titular del Enacom, Miguel De Godoy, redactarán las resoluciones tendientes a cumplir con la orden presidencial. Esto llevará a resolver reclamos que vienen impulsando Clarín y Telefónica.

En el primer caso, para convertir a Nextel en el cuarto operador de telefonía celular con frecuencias de 4G. La empresa fue adquirida por su controlada Cablevisión, en abril pasado por u$s 180 millones. Luego, compró una serie de firmas más pequeñas por u$s 150 millones que le permitieron sumar frecuencias necesarias para ofrecer 4G. Sin embargo, tras estos nueve meses, Nextel sigue sin el aval del Enacom para poder iniciar sus actividades. Según fuentes del holding, una vez que lo tengan, deberán invertir otros u$s 500 millones para dotar a Nextel de la tecnología necesaria para competir con Personal; Movistar y Claro, ya que debe cambiar totalmente su parque de equipos y agregar antenas.

En el caso de Telefónica, el lobbie que viene haciendo el holding español se orienta a que se reduzca de tres a dos años el plazo para competir con Cablevisión. Es que una medida incluida en el anterior DNU 267 que, entre otros aspectos, le permite a la telcos ofrecer TV por cable a partir del primer día de enero de 2018 pero con la salvedad de poder estirar ese lapso un año más.

El nuevo decreto eliminará ese período de gracia. Y en el caso de DirecTV, la decisión será que la empresa satelital pueda desembarcar en los servicios de Internet y televisión paga. Según las fuentes, DirecTV ya tiene licencias para poder operar en ambos sectores, con lo cual la medida oficial solamente ordenará o transparentará lo que otros decretos o resoluciones no pudieron concretar dejando ciertos aspectos reglamentarios en una nebulosa. De esta forma, la compañía podría ofrecer ambos servicios a través del uso de su satélite sin la necesidad de invertir en el desarrollo del tendido de fibra óptica, tal como el resto.